jueves, 15 de agosto de 2013

Doce años de prisión para el asesino del hincha de River

Un tribunal oral condenó con esa pena a Matías Soria, acusado de haber asesinado a Gonzalo Saucedo en una tribuna del estadio Monumental en junio de 2012.

Doce años de prisión para el asesino del hincha de River
Un tribunal oral condenó a 12 años de prisión a  Matías Soria, acusado de haber asesinado de un puntazo en una tribuna del estadio de River Plate a otro simpatizante, Gonzalo Saucedo, hecho ocurrido el 10 de junio del año pasado.
La condena, cuyos fundamentos se darán a conocer el 23 de agosto, fue dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal 2, integrado por los jueces Hugo Boano, Mónica Atucha y Fernando Larrain, por los hechos ocurridos en el estadio Monumental, antes de un partido por la B Nacional entre el equipo local y Boca Unidos de Corrientes.
El acusado de 27 años, conocido como "el Mati", fue arrestado en junio del año pasado en la pizzería Rey de Copas, ubicada en calle Corrientes y Rioja, en la provincia de Mendoza, tras tareas de inteligencia realizadas por la justicia.
Luego Soria fue procesado con prisión preventiva por el juez de instrucción Jorge López, quien luego de una investigación que llevó adelante el fiscal José María Campagnoli quien lo encontró responsable del delito de  "homicidio simple" cometido con una "navaja o sevillana que había comprado el mismo día de los hechos en un comercio.
Según el expediente, Soria y Saucedo,  mantenían una disputa por rivalidades barriales, ya que uno vivía en La Carolina y el otro en El Parque, "separados por las vías del ferrocarril", en la localidad bonaerense de Florencio Varela.
Ambos habían protagonizado  una pelea a golpes de puño en el boliche Rimbo Latino, de la ciudad bonaerense de Quilmes. Nada indicaba que haya sido una interna entre barras bravas, sino un ajuste de cuentas, por una disputa barrial.
 Los dos volvieron a encontrarse el día del partido entre River y Boca Unidos de Corrientes, por el torneo de fútbol de la B Nacional, en el sector de baños de la tribuna "Sívori alta", pero fueron separados por amigos de ambas partes.
Se ubicaron en la tribuna separados por "escasos metros" y en principio "intercambiaron miradas, "para después enfrentarse a golpes de puño", según consta en la causa.