viernes, 16 de agosto de 2013

Apresan a un joven que mató a dos personas y quería ser asesino serial

Se hacía pasar por taxiboy, guardaba el dedo de una de sus víctimas en un termo y se inspiraba en filmes como "El silencio de los inocentes" y "Pecados Capitales". Tenía una lista de próximos objetivos y una receta, paso a paso, para matar.

El joven que fue detenido ayer por un doble crimen cometido en mayo en la ciudad de Mendoza y que guardaba un dedo humano disecado dentro de un termo, tenía un escrito con detalles de cómo llevar a cabo un asesinato y un listado con nombres de posibles víctimas.
Se trata de Joel Arón González (19), a quien la fiscal de Delitos Especiales de Mendoza, Claudia Ríos, imputó hoy de los homicidios de Teresa Montesino (65) y su hijo Hugo (45), informaron a la agencia Télam fuentes judiciales.
La instructora judicial ordenó también que el acusado se someta a un peritaje caligráfico para determinar si él es el autor de un escrito con detalles de cómo cometer un crimen y un listado con nombres de sus posibles víctimas.
Según las fuentes, la fiscal le imputó el doble crimen de los Montesino luego de que los peritos genetistas comprobaron que el dedo que el sospechoso tenía escondido y disecado dentro de un termo en su habitación correspondía al hombre asesinado.
Ayer, González fue detenido en su casa ubicada en Las Heras 174 de la ciudad de Mendoza, donde vivía con su madre y una hermana menor, dijeron los informantes.
En la vivienda, los investigadores secuestraron varios elementos de interés para la causa, entre ellos, una lista con 20 nombres entre los que se encontraba el de "Montesino" ya tachado y con la inscripción "eliminado".
Mientras que el director de Seguridad, Angel Fosatti, reveló que el joven "tiene algunas publicaciones" en "páginas de Internet donde se ofrece como taxi boy, actividad que pareciera ser la que fue que lo vinculó a las víctimas".
Según el funcionario, González, "vivía en un departamento normal pero con pocos muebles y dormía en una habitación donde nada podía indicar que él es una persona con características de asesino".
Fosatti dijo que el joven guardaba sus escritos "en una carpeta con folios, todo muy prolijo, además de notas donde se indicaba cómo deshacerse de elementos incriminatorios".
"La mamá y el papá estaban muy sorprendidos porque no sabían nada de lo sucedido, daba la sensación de que no tenían mucho diálogo con él", dijo el funcionario.
Por su lado, Ana María, dueña del Instituto Técnico Superior Juan Vucetich de Mendoza, dijo a la agencia Télam que González "fue hace dos días a inscribirse para estudiar Criminalística pero no pudo hacerlo porque aún no terminó la escuela secundaria".
"Me dejo una seña de dinero y dijo que volvería a inscribirse porque quería estudiar Criminalística. Lo vi como cualquier chico normal", comentó la mujer.
En tanto, los investigadores hallaron el teléfono celular de una de las víctimas en poder de un compañero de escuela de González quien dijo que el supuesto asesino fue quien se lo había regalado.
Además, los investigadores incautaron un juego de llaves y un toallón manchado con sangre que serán sometidos a peritajes para determinar si están relacionados con el doble crimen.
Teresa y su hijo fueron encontrados asesinados a puñaladas el 11 de mayo en el interior de su casa, situada en Francisco Moyano al 2400, en la sexta sección del departamento de Las Heras.
Tras ser alertados por vecinos que percibieron olores nauseabundos provenientes de la vivienda, la Policía encontró los dos cuerpos y advirtió que al hombre le faltaba el dedo anular izquierdo completo.
Además del dedo disecado en el termo y los escritos, los investigadores hallaron en la habitación del joven un anillo, documentos y la billetera de Hugo; y películas policiales como El silencio de Los Inocentes y Pecados Capitales. (télam y Diario Uno)