jueves, 15 de agosto de 2013

Sorpresivo giro en el caso de la embarazada del triple asesino

El fiscal a cargo del caso pidió que la mujer sea investigada por "supuesta instigación, encubrimiento y presunta participación del asesinato" de su hija, de su abuela y de una de sus hermanas.

Sorpresivo giro en el caso de la embarazada del triple asesino
El fiscal de San Isidro Ricardo Juan pidió este jueves por la tarde que la joven Romina Martínez sea investigada por instigar, encubrir y participar del triple crimen de su hija, su hermana y su abuela, ocurrido en la localidad bonaerense de Benavídez el año pasado, por el que está siendo juzgada su pareja, quien confesó los tres asesinatos.

El pedido fue formulado al Tribunal Oral en lo Criminal 7 cuando la joven iba a ser interrogada como testigo, de lo cual el fiscal desistió en base a las declaraciones que prestaron previamente sus padres y otros familiares.

En declaraciones a C5N, esta mañana, Paola Martínezhermana mayor de Romina, quien todavía se cree que también fue víctima del triple asesino de su familia, a quien perdonó y ahora está embarazada de él, acusó este jueves a la joven de ser "cómplice" de su pareja en la masacre como una forma de demostración de "amor".

"Creo que mi hermana tiene que ver. Algo fraguó en su mente enferma, como diciéndole 'mirá hasta dónde puedo llegar por vos'", dijo la mujer en declaraciones a la prensa antes de comenzar este jueves el juicio en el Tribunal Oral en lo Criminal N° 7 de San Isidro.
El hecho ocurrió el 27 de agosto de 2012 en una casa de Benavídez (Tigre), cuando Juan Carlos Cardozo, de 25 años, fue a buscar a su pareja, Romina Martínez, de 27, quien lo había abandonado una semana antes, y mató a puñaladas a la abuela de la chica, Nilda Ludovica Ham, a otra hija de Romina, Marisol, de 6 años, y finalmente a la hermana, María Florencia Martínez.
Cuando sucedió el hecho, Romina declaró: "Él me quería hacer daño a mí y nos terminó haciendo daño a todos. Si me mataba, me hacía un favor".
"Estos últimos días estuve viendo la tele y es impresionante el número de casos que hay. Al verlo, pensaba 'ojalá nunca me pase'. Pero me pasó. Hice varias denuncias, pero nunca pasó nada", aseguró.


Juan Carlos Cardozo, el joven acusado de haber asesinado a la hija, la hermana y la abuela de su mujer, reconoció el triple homicidio pero culpó a "una voz gruesa" que hablaba a través suyo.
En la sede del tribunal se congregaron unos 40 allegados a las víctimas con fotos de las tres y carteles clamando "justicia".

Mientras lloraba, Cardozo (25) reconoció ante los jueces Victoria Díaz García Maañón, Eduardo Lavenia y María Coelho y el fiscal Ricardo Juan, que estuvo en la casa donde se cometieron los crímenes, pero que no fue "conciente".

"Salía de mí una voz gruesa que me decía ´tengo que matar´. En ese momento fue todo segundos para mí", afirmó Cardozo, quien dijo que no sabía qué podría haber pasado si allí también se encontraba su pareja y la hija de ambos.

"Estoy arrepentido, les pido perdón. Yo jamás haría eso", agregó, mientras lo escuchaban familiares que tampoco dejaban de llorar.

Acerca de lo ocurrido aquel 27 de agosto de 2012 en la casa de Uruguay 633, de Benavídez, partido de Tigre, detrás de la vivienda de sus suegros y donde por entonces vivía Romina, relató que él se levantó como todas las mañanas para ir a trabajar.

Refirió que guardó un cuchillo en la mochila y fue hacia la casa, donde lo recibió la abuela de su ex pareja, Nilda Ludovica Ham (76), él le preguntó si estaba Romina y ella le dijo que no.

Entonces, "sale de mí como una voz gruesa que me dice ´tengo que matar´", sostuvo el imputado y remarcó que esa voz muchas veces le hablaba en portugués porque practicaba la religión umbanda y había incorporado un espíritu que lo hacía hablar en ese idioma.

En ese momento, empezó a balbucear, no se entendía claramente lo que decía y, si bien no lo mencionó explícitamente, admitió haber asesinado a la anciana, la cual recibió unas veinte puñaladas.

Cardozo reconoció luego que mató a la hija de Romina, Marisol (6), que estaba durmiendo y fue ahorcada: "No sé de dónde saqué el cable, estaba boca abajo y la asfixié", declaró, mientras los familiares de las víctimas se estremecían con el relato.

El imputado detalló que después llevó los dos cuerpos al baño y en ese momento entró a la casa la hermana de Romina, María Florencia Martínez (15), para darle remedios a su abuela.

"Ella me ve, me abalanzo y empezamos a forcejear. Agarré un cuchillo de la mesa. Es como que se quebraban los cuchillos, hincaba y se quebraban", detalló Cardozo.


Qué dicen los peritos


Tras la declaración, se leyó un estudio psiquiátrico del cual surge que "su juicio crítico se halla conservado, pudiendo diferenciar entre lo correcto de lo no correcto" y "no presenta ni ha presentado patología que no le permita ver la realidad", lo cual confirma que Cardozo es imputable.

Por su parte, una psicóloga que entrevistó al acusado dijo a los jueces que en las charlas "tenía un discurso coherente y claro, de apariencia delirante, pero con una intención exculpatoria".

Otras dos colegas manifestaron que era egocéntrico, violento, simulaba delirio y les insinuó si podían revertir su situación.

La última testigo iba a ser Romina, pero el fiscal desistió de su declaración y la imputó por su posible participación en los crímenes o su encubrimiento.







fuente: minutouno