martes, 20 de agosto de 2013

Para el padrastro de Ángeles, Mangeri "se volvió loco"

"Nunca lo creí inocente", aseguró Sergio Opatowski antes de declarar por primera vez como testigo en la causa.

Para el padrastro de Ángeles, Mangeri se volvió loco
El padrastro de Ángeles Rawson opinó este martes que Jorge Mangeri "se volvió loco" y aseguró nunca creyó en la inocencia del portero, único acusado y detenido por el crimen de la adolescente. 

"Nunca lo creí inocente. Creo que Mangeri se volvió loco, que se le fue la situación de las manos", afirmó Sergio Opatowski, antes de prestar declaración testimonial en Tribunales en el marco de la causa que investiga el asesinato de Ángeles. 

El padrastro de la adolescente confió que con su testimonio "se despejarán todas las dudas" sobre su persona. 

En declaraciones a "El Oro y el Moro", por Radio 10, Opatowski confesó que los miembros de la familia están "muy dolidos por toda la movida de la exhumación de la nena".

"Estamos lastimados y golpeados tratando de digerir una información que es brava. Están tratando de revolver un puchero que ya está cocinado", agregó.

Luego sostuvo que está "enojado" con el portero porque era una persona de su confianza y "muy macanudo" con su familia.

"Más allá de haber perdido a nuestra hija, hemos perdido nuestra vida y libertad. He recibido insultos en la calle cada vez que salí pero me la banco y le pongo el pecho a las balas", expresó.



Opatowski declara como testigo ante el juez que instruye la causa. Fue convocado a las 11 por el magistrado Javier Ríos. 

La decisión de citar a Opatowski la adoptó el viernes Ríos, tras recibir el resultado de un peritaje realizado en el auto del padrastro que arrojó que la sangre hallada en el asiento del acompañante no era de Angeles sino de un familiar de ella. 

Una fuente judicial explicó que la sangre detectada en el vehículo, si bien no es un perfil genético completo de su hermano, Juan Cruz Rawson, se considera que pertenece a él porque el joven declaró que tuvo una pérdida de sangre cuando fue trasladado para una operación e iba sentado en ese lugar en el coche. 

Lo mismo dijo públicamente Opatowski cuando en el primer allanamiento realizado en el departamento del edificio de Ravignani 2360 retiraron una sábana ensangrentada. 

Si bien ya había otras pruebas que habían descartado como sospechoso al padrastro, el juez aguardó este resultado para finalmente citarlo como testigo, tal como lo habían solicitado tanto la defensa del encargado Jorge Mangeri como la querella. 

Es que, tras ocurrido el crimen, todos los familiares directos fueron interrogados como testigos, pero como los investigadores tenían alguna sospecha sobre el padrastro, nunca lo citaron en esa calidad ante la posibilidad de que terminara siendo imputado. 

En el marco de la causa, el cuerpo de la víctima fue exhumado ayer para tratar de aclarar dudas respecto de cómo murió. 

Cerca de las 21, el cadáver de la adolescente fue trasladado desde el cementerio privado Jardín de Paz, en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas, hasta la Morgue Judicial del Cuerpo Médico Forense, en la Capital Federal, donde hoy comenzará a ser sometido a nuevos estudios a cargo de una junta médica.




fuente: minutouno