viernes, 16 de agosto de 2013

Levantan el paro de micros que amenazaba con afectar el fin de semana largo

El Gobierno había desplegado a la Gendarmería para impedir eventuales bloqueos en la terminal de Retiro. Pero las cámaras empresarias se comprometieron a pagar los aumentos adeudados y destrabaron el conflicto

Levantan el paro de micros que amenazaba con afectar el fin de semana largo
Las cámaras empresarias y el gobierno nacional protagonizaron fuertes discusiones durante las últimas negociaciones paritarias del sindicato de choferes de ómnibus de larga distancia. Las compañías insistieron una y otra vez en que el sector no está en condiciones de afrontar aumentos y se negó a acordar. Al final, el Ministerio de Trabajo lo resolvió por decreto y ordenó una suba salarial del 23 por ciento. Ese conflicto sigue latente.
"Sólo cobramos adelanto. Nunca nos pagaron todo lo firmado", se quejó ayer el titular de la disidente Unión de Conductores de la República Argentina (UCRA), Silverio Gómez. Y anunció un paro de 24 horas a partir de las 0 horas de hoy.
Sin embargo, fuentes oficiales del Ministerio de Trabajo confirmaron a Infobae que hubo un “acuerdo de caballeros” por el que las cámaras empresarias se comprometieron a pagar los aumentos adeudados a partir de la semana próxima, lo que destrabó el conflicto, al menos por el fin de semana largo.
El empresariado alega que cuando el Gobierno decidió el aumento paritario les prometió medidas compensatorias. “Al día de hoy no hay una solución de fondo. Recién ahora está empezando a llegar la ayuda, que es menos de lo que se prometió públicamente”, deslizó a Infobae una fuente del sector.
La UCRA es una facción disidente de la Unión Tranviaria Automotor –el único sindicato con personería gremial– y está ligada a la Central de Trabajadores de Argentinos que conduce Pablo Micheli. La UTA participó de las negociaciones de hoy en la sede de la cartera laboral, donde hubo representantes de las cámaras empresariales y abogados de la UCRA.
Pese a la reunión, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, había desplegado un megaoperativo para evitar un eventual "piquete" por parte de los sindicalistas en la terminal de Retiro, donde desplegó a unos 350 gendarmes. También ubicó agentes en otras estaciones, como la de Liniers. 


fuente: infobae