domingo, 25 de agosto de 2013

El horror en primera persona: "Me daba latigazos y luego me violaba"

El diario El Liberal dialogó con María (nombre ficticio), quien relató una vida de tormentos a lo largo de casi 25 años.

De la noticia que salió desde lo más profundo del monte santiagueño, que recorre el país y que provoca indignación en la sociedad, se conocen más detalles relatados en primera persona por la víctima, quien accedió a hablar con la prensa y contar el infierno que vivió durante más de dos décadas.

El diario El Liberal dialogó con María (nombre ficticio), quien relató una vida de tormentos a lo largo de casi 25 años.

"Me daba con un látigo y luego me violaba. Lo hacía en el monte o en la casa cuando no había nadie. No dejaba que me separe de él, me tenía todo el tiempo a su lado", afirmó María, la víctima.

Todo empezó a los 11 años, cuando el padrastro de la víctima la llevaba a su trabajo en el obraje. Allí empezaron el calvario y las vejaciones que derivaron en un primer embarazo a los 14 años.

"Tuve que dejar la escuela porque él me obligó. Tenía que estar siempre con él. Tomaba, nos golpeaba a todos. A mi mamá, mis hermanos, a mí. Durante años callamos todos por miedo, pero eso ya se terminó", afirmó.

"Mi pesadilla comenzó a los 11 años. Los maltratos que padecíamos con mi hermano eran constantes pero lo peor fue cuando empezó abusar de mí. Era en el monte, después también en la casa. A los 13 quedé embarazada, ya antes le había contado a mi mamá lo que pasaba pero nada pudo hacer, él nos pegaba mucho, a mi mamá también, a mí y a mi hermano con un látigo. Yo tuve que abandonar la escuela en cuarto grado porque él no me dejaba ir. Tenía miedo que le contara a la maestra. Yo no podía despegarme del lado de él".

Donde iba me llevaba. Así empezaron a nacer mis hijos que los anotaba en el Registro Civil de Lugones como propios. Me llevaba a mí y me tenía amenazada para que no dijera nada".

Agregó: "Tomaba mucho, cada vez que venía borracho, esperaba lo peor. Siempre nos golpeaba. No podía pedir ayuda a nadie. No podía salir de casa. No hablaba con nadie. Mi hermano, cansado de los malos tratos, dejó el hogar. Y ahí me quedé sola".

Tras la declaración de la víctima en los tribunales locales, la jueza Rosa Falco dispuso la detención de "Viejo", acusándolo de los supuestos delitos de abuso sexual gravemente ultrajante con acceso carnal.