martes, 20 de agosto de 2013

¿A quién corresponde la presidencia de la Cámara de Diputados?

Desde la oposición reconocen que el reglamento no los ampara, pero buscarían alcanzar ese cargo en Diputados, mientras que el FPV dice que "es solo un mensaje de campaña". El FIT no apoyaría a ninguno de los bloques.

¿A quién corresponde la presidencia de la Cámara de Diputados?
Aunque faltan más de 3 meses para que llegue el momento de votar un nuevo presidente de la Cámara de Diputados, en las últimas horas –y como efecto de los resultados de las PASO-, algunos dirigentes de la oposición -como Mauricio Macri y Hermes Binner- se refirieron a la posibilidad de obtener ese puesto, pero aunque el reglamento no establece de manera taxativa, la tradición política indica que queda en manos de la primera minoría. Minutouno.com consultó a legisladores reconocidos por su conocimciento de la dinámica parlamentaria para comprender el fondo de esta disputa.
Si bien Oscar Aguad y Ernesto Sanz ya se refirieron –desde la Unión Cívica Radical- a la vocación de reincidir en el intento de gobernar la cámara baja –como en 2009 cuando conformaran el Grupo A-, el artículo 2 del funcionamiento parlamentario señala que "reunidos los Diputados en ejercicio, cuyo mandato no finalice en el mes corriente, juntamente con los electos, en número suficiente para formar quórum, se procederá a elegir entre los primeros, a pluralidad de votos un presidente provisional, presidiendo esta votación el Diputado en ejercicio de mayor edad".
Para el diputado nacional y apoderado del Frente Para la Victoria, Jorge Landau, se trata "de un claro mensaje de campaña, con el metamensaje de que el Gobierno ya perdió las elecciones". En ese sentido, la oposición "volverá a intentar apoderarse de la presidencia de la cámara aunque no le corresponda, como hicieran en 2009", señaló el diputado, que aclaró que no debe "tomarse en serio" la cuestión porque si no debería pensarse en un "grave atropello a la institucionalidad".
Con relación a la experiencia de 2009, los opositores aducen que haber permitido que la primera minoría del FPV -como marca el reglamento- conservara el rol de máxima autoridad –que tomó entonces Eduardo Fellner- fue lo que frenó la posibilidad de avanzar en muchas leyes. Para Landau, en cambio, el problema fue que el Grupo A –"igual que lo que intentan ahora"- unía a "izquierdistas y derechistas sin objetivo común más allá que entorpecer al gobierno".
El presidente del bloque Radical, Ricardo Gil Lavedrareconoció que la regla establece que "el que elige al Presidente es el que tiene la primera minoría, porque se elige por el voto" y mencionó que la discusión es "una especulación abstracta porque aún no hay nueva cámara, es anticipar un debate de modo infructuoso porque recién podrá verse después de noviembre".
Si bien admitió que el Presidente es relevante –"porque favorece u obstaculiza el funcionamiento"- aseguró que debe seguirse la lógica institucional por la que el cargo queda en manos "del bloque mayoritario". Sobre lo ocurrido en 2009, opinó que "en aquel momento prevaleció la opinión de que el bloque con mayor cantidad de diputados pertenecía al Gobierno, pero la experiencia de 2010 no fue buena porque obstaculizó el trabajo parlamentario".
Landau, por su parte, opinó: "Si les correspondiera quedarse la presidencia, no sería un problema, pero ellos instalan la idea de que han ganado y les corresponde cuando no es así. Me recuerda a lo que intentaron en 2009, cuando armaron el Grupo A para quedarse el puesto, pero como hubo disensión entre ellos no pudieron". De sostener la primera minoría y predominar el reglamento y la tradición parlamentaria, el Gobierno sostendría a Julián Domínguez en la presidencia.
Si bien Landau señaló que la oposición no tiene reparos en unir a izquierda y derecha para "entorpecer al Gobierno", desde el Frente de Izquierda y los Trabajadores, el candidato a diputado Néstor Pitrola –que según el resultado de las PASO conquistaría una banca-aclaró que no formaría un bloque con ninguno de los dos sectores: "Llevaremos un camino de independencia política de ambos bloques patronales, optaríamos por una presidencia de Jorge Altamira".
Sobre la discusión anticipada, Pitrola explicó que ambos sectores "están buscando dar una señal de poder de cara a 2015" y que "para la oposición es la posibilidad de encontrar un punto de unión en un grupo que es completamente heterogéneo". Además, destacó que"ninguno propone una salida a la crisis actual, que no se resuelve por tener un presidente".

Por Brian Majlin